Cómo cultivar manzanilla, guía de cultivo

El Cultivo de plantas aromáticas y culinarias es algo que no falta en mi huerta. Son muchas las razones, no sólo por la belleza de algunas, si no más que nada por los beneficios para la huerta y resto de cultivos. Repelen plagas, atraen insectos polinizadores y si además nos pueden servir como condimento culinario o remedio para algunos problemillas de salud. Qué más se les puede pedir!!!!!

En el post de hoy vamos a hablar del cultivo de una de esas plantas que no pueden faltar en ninguna huerta. Se trata de la manzanilla. Porque, ¿Quién no tiene en su casa un sobre de esta planta?. Bueno mejor dicho de sus flores.

La manzanilla es una hierba perenne a la que le gusta habitar en prados o lugares con hierba. Una planta que prefiere los climas templados, con temperaturas más bien moderas, aunque soporta las heladas. Le gustan los suelos ricos en nutrientes, pero podemos cultivarlas en suelos pobres si aplicamos abono, sobre todo en la fase de crecimiento y de floración. Os recomiendo que incorporéis compost en la fase de plantación y que posteriormente apliquéis algún abono de liberación lenta para que se desarrolle sana y fuerte y así evitaréis posibles problemas provocados por una planta débil como posibles plagas.


Es una planta que cultivaremos a pleno sol pero sin una exposición demasiado prolongada. Me explico. Aunque le gusta el sol directo, es mejor cultivarla en una zona donde reciba los rayos del astro rey por la mañana y que durante las horas centrales del día esté protegida del sol directo. Sobre todo en los meses de verano y en zonas donde las temperaturas superen los 35º C.

Necesita suelos húmedos pero sin que se produzcan encharcamientos. Por lo que los riegos serán moderados salvo cuando realicemos la siembra o en el momento del trasplante. Si no se producen precipitaciones y sobre todo en los meses más calurosos del año más tendremos que estar más pendientes regando con más frecuencia si fuese necesario. Y aunque es una planta que soporta la sequía, si queremos que tenga una buen porte y una buena floración no podemos descuidar este aspecto.

Una buena opción es cultivarla en un suelo suelto, que tenga un pequeño porcentaje de arena para facilitar el drenaje y que al mismo tiempo sea un suelo que retenga la humedad. Una buena opción es preparar un acolchado a base de paja para evitar la evaporación del agua y que así el suelo permanezca lo más húmedo posible evitando con ello realizar riegos más frecuentes con el riesgo, de que en el caso de que nuestro suelo no tenga el drenaje adecuado no tengamos problemas de encharcamiento con el consiguiente problema que ello conlleva.

Elimina las hojas secas, y vigila cualquier pequeño ataque por parte de los pulgones. Aunque estamos ante una planta no demasiado propensas a las plagas no podemos descuidar este aspecto. Te recomiendo que utilices algún insecticida ecológico a modo de efecto preventivo. Tendremos que tener cuidado también con los trips, que son unos bichitos minúsculos que se alimentan de la salvia de las hojas. Podemos controlarlos con la instalación de trampas cromáticas.

Son muchos los usos que se le atribuyen a la flor de esta planta y como siempre hay opiniones para todos los gustos. Yo os resumo algunos de los más conocidos:

  • Calma los dolores de estómago
  • Facilita la digestión
  • Descongestión del aparato respiratorio
  • Es calmante y tranquilizante
  • Ayuda con los problemas de resfriados y gripe
  • Ayuda con la cicatrización etc.

También es utilizada en cosmética y perfumería.

En el cuidado de nuestras plantas y hortalizas, que es el tema que nos ocupa en el blog, podemos utilizarla como un complemento para aumentar la vitalidad de nuestras plantas y  la resistencia de las mismas ante agentes ambientales. Lo haremos preparando una infusión de un par de cucharas o en su defecto un par de sobres de manzanilla en metro litro de agua. El resultado de la cocción, una vez colada, se disolverá en litro y medio de agua y finalmente fumigaremos nuestras plantas u hortalizas.

Pero como lo primero de nada es conseguir nuestras plantas de manzanilla vamos a preparar un semillero. Si podéis conseguir semillas de algún conocido que la cultive en su jardín o huerta desde hace tiempo y lo haga de una forma ecológica. Mejor qué mejor. En el siguiente vídeo podéis ver cómo hacer un semillero. Espero que os guste.



Espero que os haya gustado esta pequeña guía sobre el cultivo de la manzanilla y que con la ayuda del vídeo os animéis a iniciaros con esta bonita e interesante planta. Un saludo y hasta un próximo post. Aquí en diario dun neno labrego.

Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube



Fuente lámina aquí

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog miembro de: